FANDOM


Mis memorias.

Luché por mucho tiempo, pasé por tantas anécdotas que apenas puedo recordarlas todas, y seguramente me estoy olvidando varias. Escalé tanto en posiciones, y me esforcé por lo que me gusta, pero ahora, solamente estoy yo, me falta la mitad. En la cima, coronado, pero sin pueblo que gobernar. Respetado, pero sin nadie que me respete. ¿De qué sirve ser líder si no tienes a nadie cerca tuyo? Exactamente eso es lo que me pregunto cada vez que miro el desastre que dejé a mi paso.

Esto jamás volverá, el tiempo es una flecha que sólo avanza hacia adelante, pero yo confío en que alguien vendrá, alguien podrá leer mi historia, y sacará alguna sonrisa recordando todo por lo que pasamos, o se informará de lo que se perdió durante los años que estuvo ausente. De cualquier manera, dejo en este artículo todo por lo que viví durante mis cuatro años presente en este lugar.

La llegada.

Llegué desde otra tierra, con experiencia previa, a las afueras de este lugar, pensaba en conversar con otro tipo de gente, cuando me encontré a, digamos que su nombre era Δ, una persona un tanto sobresaliente. Hacía algo que estaba prohibido por aquellos lados, publicidad descarada. Decidí pasar, a saludar, y por un momento, me sentí aceptado. Eramos solamente dos personas en un terreno completamente vacío, inhabitado, pero me sentí cómodo, tenía ganas de colaborar seriamente con este sujeto, así que le dije: "Hey. ¿Te gustaría que te ayude?"

El destino me tendría otros planes, puesto que dos meses de inactividad supusieron un atraso significativo en mi proyecto de ayudar. Vivimos en la modernidad, y no pude ser capaz de comunicarme ni un sólo día. Uno pensaría que ya me había olvidado totalmente del lugar, pero decidí volver, y sí que habían cambiado las cosas desde la última vez que estuve presente. Había bastante gente, era mi oportunidad perfecta para volver a comenzar desde la última vez. Así que decidí adentrarme a la sala principal, a ver con quién podía comunicarme. Y aunque no era precisamente la comunidad principal a la que había llegado, era una bonita sub-comunidad para empezar.

La comunidad.

Conocí a muchos individuos, uno bastante importante parecía ser V, que organizaba todo lo que se escribía y la burocracia, era como el administrador o la mano derecha del fundador Δ. Otra bastante importante parecía ser G, con mucha actividad en todo lo que hacía, en mis primeras semanas tuve pocas interacciones con ellos.

Sin embargo, alguien que parecía interesante era otro administrador, acompañado por su primo, R y Η, dos personas que parecían opuestas. R era más neutral, sensato y maduro. H era más protestante e impulsivo, los recuerdo muy bien hasta el día de hoy, aunque falta la otra mitad.

También había otros usuarios, ƒ era administradora, pero no parecía influir mucho, al igual que £, tenían su puesto sólo por el tiempo en el que estaban, no porque se lo merecieran o no. Esto me mataba por dentro, pero no me desesperé, sabía que algún día podría llegar hasta donde ellos estaban, aunque jamás estaría por arriba de Δ, al cual se lo veía como un monarca más que como un fundador.

Más personas llegaron, al menos en el tiempo que no era lo suficientemente activo, recuerdo que me parecío una sorpresa ver a alguien más con puesto, N, una chica que ni siquiera conocía, tenía su cargo de administradora, me parecía una locura, así como la incorporación de otra chica llamada K, y un tal T que parecía amigo del fundador. Jamás entendí cómo se había logrado tanta popularidad, eramos un sitio bastante activo. No recuerdo muy bien si ya estaba o no, pero me parece prudente aclarar que un chico llamado P llegó, buscando el puesto de moderador, exactamente el que necesitaba para escalar.

Pero en un momento, de las semanas que ya llevaba, me puse a pensar, que un puesto no me servía de nada, lo que verdaderamente me iba a llevar conmigo al final, eran las amistades. Dialogué con bastantes personas, y creo que una de las que mejor me cayó, fue R, era bastante agradable hablar con él, pero no de una manera que pueda explicar. Al pasar más días ya me había amistado con suficiente gente, exceptuando a Η, T y, por increíble que suene, a Δ, jamás supe por qué, pero no terminaba de caerme bien.

Giros que de la vida, Δ anunció su retiro para siempre de la comunidad, lo cual me dejó extrañado. Muchos lo pedían de vuelta, como si fuera necesario, por lo general culpando la inactividad del lugar, relacionándola con su retirada, aunque para mí, eran otros motivos los que causaban esto. Por mi parte me iba bien, recuerdo que tuve una noche bastante cómica con K y T, pero poco más de contacto con estos usuarios.

Dictadura y Totalitarismo.

Habíamos perdido a la figura de autoridad máxima, parecía un renacer democrático, pero no fue nada más alejado de la realidad. Por aquellas razones, lo más lógico era que V hubiera llegado al puesto de representante de la comunidad, sin embargo, aparentemente no quería saber nada. La carrera por el poder terminó en manos de ƒ y K. Fue intenso por lo que recuerdo, ninguna quería ceder. Al final del día, se había llegado a una elección definitiva. K había ganado, y sería la próxima representante de la comunidad, instaurando algo que me gusta llamar régimen totalitario. Todos los demás administradores estaban de adorno, aparentemente, sólo debían encargarse de revisar el contenido que creáramos los usuarios normales.

Por otra parte, moderadores como G, la cual era la única moderadora si no recuerdo mal, serían beneficiados por las reformas que hizo K. Pero no paraba de generar odio, V, H y demás, buscaban que deje su puesto, supongo que por el abuso de poder que cometía, ya que sancionaba y expulsaba sin motivos bien definidos, sólo por capricho. Y como era la corriente natural de la mayoría de presentes, supongo que decidí seguirla. Mi verdadera sorpresa fue cuando un día, presente se dirigió a mí, y me dijo "Tienes un muy buen historial, las pocas veces que fuiste sancionado fueron por caprichos míos, así que creo que realmente te lo mereces."

Había sido promovido, era moderador, justo cuando creí que era inútil tener un cargo, recibía uno. Reflexioné bastante, ya que ahora me encontraba atrapado en un limbo entre el bando de K, quien también tenía a un usuario llamado Sh, y la rebelión que parecía inminente, conformada por H, que era alguien a quién realmente odiaba. Pero no tenía otra opción más que disimular, rogando no salir perjudicado en el proceso.

Quizás mi propia neutralidad me castigó, ya que un día, todo estalló, K había sido acusada por cargos de robo hacia la comunidad principal, lo cual desencadenó en una expulsión total de ella a cualquier comunidad relacionada a ella. Nos habíamos librado, y ahora no estaba muy claro quién reemplazaría el lugar del representante, aunque por lo aparente, fue V. Sin embargo parecía que acompañado con N, ƒ y £ iba a tomar todas las decisiones. H y R conservaron sus cargos de administradores, pero yo perdí mi puesto de moderador, de vuelta G volvía a ser la única a cargo de esto.

Reconstrucción de la alianza.

No me sentía mal en lo absoluto por perder mi puesto, pero parecía que teníamos un gran problema, nuestra sub-comunidad había perdido la alianza con la comunidad principal debido a la ilegalidad que había cometido el régimen anterior. Y era responsabilidad de V reorganizarla, sin embargo teníamos un problema principal. Nuestro contenido era penoso, era el hazmerreir de los que estaban en la comunidad principal, y para colmo, el representante no hacía otra cosa que seguir generando contenido de mala calidad. El único sensato dentro de la administración parecía ser R, y el que más detestaba este comportamiento de los burócratas, H.

Recibimos nuevos usuarios, pero los de más trascendencia fueron F, JT, D, Ω y LJ, quien en su mayoría, no tenían los requisitos necesarios para ingresar a la sub-comunidad. Pero esto no se sabría sino hasta más adelante. R era conocido por ser el mejor creador del sitio, en el tercer puesto de mayor actividad si no me equivoco, solamente superado por G y V, que eran más conocidos por generar más contenido, pero no de mejor calidad. JT sorprendió bastante, porque había creado contenido de similar calidad al de R, era una sorpresa.

Por otra parte, LJ tuvo de mentor al peor usuario posible para escribir, V, que generaba contenido de baja calidad, pero explotable. Así que guió por el mal camino de la escritura a LJ, quien siguió sus pasos al menos por un tiempo. D y G se hicieron amigos, complementando más la actividad, y F... Bueno, él había llegado por mi culpa, realmente esperaba que las cosas resultaran distintas, pero me equivoqué, y bastante.

Mis proyectos.

Yo no era de crear mucho contenido, es más, apenas generaba, era más de supervisar la sala principal, que es donde verdaderamente surgía la diversión, pero también me preocupaban los escritos que nos hacían quedar mal, teníamos muchas cosas que provocaban más grima que risa, así que decidí lanzar lo que probablemente fue mi mayor aporte a toda la sub-comunidad en general, y nos mantuvo ocupados por un tiempo, el control de calidad. Fue repentino, pero bastante bien recibido, y aprobado por la administración.

Me hice valer por un momento, recuperé mi cargo de moderador, nuevamente estaba progresando, después de tantas vueltas. Estaba la comunidad activa, mis amigos presentes, tenía el puesto por el que había luchado. En mi posición de inocente, sin tener en claro lo que me esperaba, deseaba que ese momento durara por siempre.

Transtorno de Identidad.

F, sujeto que es mi mejor amigo, pero odiaba a más no poder, me arruinó, ya que nos tuvo bastante ocupado con sus farsas, tomando otras identidades, usuarios que creían que eran reales, eran falsos, y yo lo sabía, pero no podía hacer mucho para contrarrestarlo, sólo intentar exponerlo. Pero sin duda, mi mayor error fue confiarle algo que no debí, mi clave. Robó mi identidad, y yo fui consciente de ello, esto nos generó un conflicto bastante fuerte que no cesó sino como hasta un año después, con muchos eventos de por medio.

Fue una batalla, la cual era imposible de ganar, para él era un juego, y para mí una responsabilidad, supongo que me lo estaba tomando muy en serio, pero era importante para mí, no me molestaba que él estuviera presente, sino el simple hecho de que intentara burlarse en mi propia cara. La resolución de este conflicto, no acabó muy bien.

El viaje.

Lo arruinaron todo, es lo que pensé cuando me enteré que D, F y JT habían vandalizado una sub-comunidad cercana, provocando que cayeran cargos sobre ellos, poniéndonos en la situación complicada. Si los expulsábamos, perdíamos gente, pero si no lo hacíamos, podíamos ser acusados todos en la comunidad. Yo no quería dividirnos, sin embargo, la administración tomó la otra decisión, los expulsó.

Y como si no fuera poco, LJ y Ω habían sido descubiertos como menores, y no podían conformar la comunidad, también debían expulsarlos. La administración había tomado decisiones muy severas, pero JT me abrió los ojos. "Vamos, hagamos otra comunidad, podemos seguir todos conversando sin cometer los mismos errores que este lugar". Claramente era una locura, era imposible que eso funcione, y además perdería bastante de mis amigos, como R, G y V... Acepté, sin embargo.

Iniciamos el viaje, nosotros seis, fundamos una nueva sub-comunidad de la que me hice burócrata, pero no era lo mismo, este no era mi lugar, y eramos menos usuarios. Afortunadamente, comenzaron a llegar más y más usuarios, como G, P y ƒ, que me enseñó muchas cosas que debía saber si quería ser un buen administrador. Fue la última vez que la ví. Intentaron culparme del mismo cargo por el que pasó Δ en la comunidad principal, sólo que esta vez en la sub-comunidad original, por lo cual abandoné mi cargo de moderador y me mudé definitivamente a la nueva sub-comunidad.

Sucedieron bastantes locuras en este transcurso, como noches de diversión, visitas de R a la nueva sub-comunidad, y la historia F x P, pero sin lugar a duda, creo que lo más impotante fue cuando se organizó una junta para discutir los puestos burocráticos, H creía que la burocracia de la comunidad principal era ineficiente, y decidió dar vuelta los papeles, como si de una revolución se tratase. Se postuló a él mismo, a R y... A mí, pese a no tener una buena relación, me creía capaz de dirigir la sub-comunidad original... Y ganamos.

Reorganización política.

Era burócrata, pero de una manera que no esperaba, había llegado al poder, ¿Pero realmente era la forma correcta? Al final del día, fusionamos ambas sub-comunidades, nos reunificamos, sin embargo, había gente que no podía volver, LJ y Ω concretamente. El segundo fue perdonado por su actitud, y pudo regresar. Sin embargo, LJ había quedado afuera, D decidió unirlo a un grupo, y terminamos siendo cuatro personas totalmente distintas conviviendo en un grupo aparte de la sub-comunidad.

En cuanto a la reorganización política, fue un desastre durante las primeras semanas. H no paraba de discutir conmigo, y viceversa. Éramos totalmente opuestos, y manteníamos una pelea al menos cada dos días. Tardamos bastante en ponernos de acuerdo, hasta que un día estalló. Tuvimos una discusión demasiado fuerte, y quedamos en un acuerdo, si él no se iba, me iba yo. Dicho y hecho, estaba a punto de desaparecer, no pensaba volver, pero R me convenció, prefería que me quede yo a que se quede su primo, y el resto de personas tenían algún problema con H, así que me quedé, no sé si por bueno, pero sí por elección popular. H se fue, y no volvió jamás a la comunidad.

V decidió reemplazar su lugar, y volvíamos a ser tres en el poder, con la suma de G como moderadora. Fue lamentable el hecho de que apenas cuando nos organizamos bien, era cuando la inactividad comenzó a decaer... Tardamos mucho, pasó el tiempo, y cada vez más personas se iban, llegando un punto en el que éramos dos o tres por día solamente. Como si fuera poco, en nuestro grupo personal, Ω desapareció un día, de la nada, sin motivo aparente, y a día de hoy sigo sin saber de él.

Autocrítica.

Sólo quedábamos nosotros dos, R se encargaba de los temas estéticos, y yo vigilaba, pero sabíamos que no llegaríamos a nada. LJ intentaba volver a la sub- comunidad, nunca supe por qué, si sabía que tenía poca actividad. Pero peleaba por ello, estaba expulsado por ser menor. Y F decidió dar su despedida con un hermoso mensaje hacia R, delatándome por ser menor.

Fuí un idiota, mentí por más de un año entero, a alguien que creía mi amigo, pero estaba totalmente equivocado. Nada de lo que hice importó, ni importará, porque esto no será leído como algo serio, sino como un chiste. Sufrí mucho por lo que hoy es un cementerio, pero me hizo tan feliz y tan triste... Que parece mentira que algo así haya existido. Lo arruiné todo.

El cementerio.

Abandonamos la sub-comunidad, sólo quedaba nuestro pequeño grupo de tres personas, junto a D y LJ, quien no se llevaba bien con R. Pude haberme ido, y no hablarle nunca más, pero algo me hizo dirigirle la palabra una vez más. Le pedí perdón por mentirle, le dije que era importante para mí, y que por favor, se uniera a nuestro grupo, "Sociedad Anónima". Y así fue, me perdonó, y terminamos nosotros cuatro, sin responsabilidades ni el peso de una comunidad encima, momentos que también se quedaron grabados en mi memoria a fuego. Al menos hasta antes de que D tuviera serios problemas de ausencia, limitando mucho nuestra conversación.

Dejamos un cementerio a nuestro paso, pero a costa de nuestra felicidad temporal. ¿Qué tan malo fue eso? Es complejo de describir, puesto que a día de hoy reconozco que no hicimos lo correcto, pero también sostengo que no había decisión correcta. Parecía el final de una película de mala calidad, pero dentro de tanto escombro, un mensaje salió de la comunidad hacia nosotros.

Sí, soy yo.

Δ volvía, pero yo no lo quería de vuelta, fue una decisión confusa, ya que la comunidad no significaba nada a este punto, era sólo nuestro grupo de amigos, no creía que valdría la pena meterlo, pero reflexionamos y al final, nos dignamos a hablar con él. Fue bueno, no lo niego, tuvimos bastante momentos nostálgicos, y cada vez se acercó más a nosotros, éramos amigos, raramente. Pero más extraño sería el otro individuo que estaría con nosotros, H, con quien llevo más de un año sin discutir.

La vida da giros que no te esperas, y cuando menos te lo esperas, te das cuenta que estás desperdiciando tu vida. Esto ni siquiera es real. ¿Valió la pena esto? Es un juego de niños, nadie podría tomarse esto en serio, no vale la pena hacerse mala sangre por algo que te digan en Internet, es una estupidez. Se supone que es un juego. ¿Qué piensas que lograrás haciendo un cambio en una sub-comunidad muerta de Internet? Trato a los usuarios como si fueran personas en este escrito, de forma irónica, ya que es gente temporal, efímera, sujetos que no veré jamás en mi vida.

...Lamentablemente como tú, MTG, LJ, que estás leyendo esto. O tú, Darcs, Δ. Y, Lean, H, si estás leyendo esto, me sorprendiste. Avanzamos bastante en esto, diría que somos grandes amigos, pero iría en contra de lo que puse arriba, no los veré nunca más en mi vida a partir del año que viene. Fue muy bueno mientras duró, esos pequeños momentos son los que otorgan la felicidad. Y, R, si estás leyendo esto, gracias, quería seguir con la comunidad... Pero me falta la otra mitad.

-A

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.